Nuestra Gastronomía

La gastronomía guatemalteca es tan rica y variada como su gente. Cada lugar tiene sus propios platillos y variantes, pero es posible agrupar en cinco grandes regiones la comida tradicional.

 Guatemala es un país pequeño pero con una topografía que le permite contener variados paisajes y climas. Por eso, hay diversas regiones y en cada una de ellas se han cultivado diferentes productos para hacer de la comida un placer  y  que albergan diversos pueblos y tradiciones culinarias.

Rumbo al oriente oriente

La gran cantidad de personas de etnias indígenas que se concentra en la región occidental del país hace muy variada su gastronomía. En ella predominan los recados, que son salsas en las que se ahogan los ingredientes de cada platillo. Para preparar los recados se muelen en piedras y se cuecen en ollas de barro los componentes de la salsa, que generalmente incluye tomate o miltomate.

Así, en Quetzaltenango se ha hecho famoso el pepián, con recado rojo, en Huehuetenango el jocón, que es verde, en Totonicapán el quilín, que se prepara con carne de marrano, y en Sololá el patín, elaborado con pescado del lago. También es célebre la variedad de tamales que se cocinan en la región, de arroz y de cambray, para citar algunos, y los atoles, como los de chilab y joch.

Hacia el Norte

       norte

La vasta región del norte abarca las Verapaces, Izabal, Quiché y Petén. En ella predominan dos grupos lingüísticos numerosos, los k’iche’es y los q’eqchi’es.

Entre los q’eqchi’es, destaca el platillo tradicional conocido como kaq ik, que es un caldo preparado a base de chunto, chompipe o pavo, propio de la región, que se sirve en una escudilla y con un trozo de carne del ave, generalmente más voluminoso que el utensilio. Esto le da un toque característico a la comida, ya que sobresale del adminículo de forma graciosa y llamativa. Del sabor k’iche’ sobresalen la preparación de comidas condimentadas con especias y chile.

En la costa atlántica hay un oasis de sabor que tiene raíces diferentes, es el que constituye la comunidad garífuna. Sus antepasados son de origen africano, quienes al ser obligados a dejar sus tierras para convertirlos en esclavos fueron llevados a una isla, donde aprendieron español y arawako, para radicar definitivamente en las costas de Honduras, Belice y Guatemala. Con un pasado tan azaroso, sus gentes heredaron ciertas tradiciones culinarias, como el casabe ereba, una especie de galleta elaborada con yuca, el tapau o tapado, una sopa confeccionada a base de leche de coco con mariscos y plátanos y el ‘rice and beans’, que es arroz con frijol preparado con aceite de coco, afirma Déleon. 

Mientras que en el extenso departamento de Petén, la gente ha fusionado elementos de los mayas itza’es, aportes yucatecos y elementos mexicanos, por lo que destacan entre sus comidas los bollos o tamales, empanadas de xiquinché, jocotes y nances curtidos.

A la salida del sol

Los habitantes de la región oriental han desarrollado su propio estilo para consentir el paladar. En San Luis Jilotepeque, Jalapa, son famosos: el pollo con crema y loroco, el caldo de pollo con guías de güisquil, criadillas con crema, quesadillas y chiquiadores.

En el municipio de Esquipulas destaca la dulcería tradicional, llamada Citoplastia, que disfrutan todos los peregrinos que visitan el santuario colonial. Como región ganadera se preparan diversos productos a base de carne, como los chicharrones, de gran popularidad en Chiquimula y Zacapa.

Sin importar la región del país, en todas ellas la gente se esmera por dar un toque de sabor especial a sus platillos y de ofrecerlos con un gesto amable al visitante.

En el corazón de la tierra primaveral

En la región central del país predomina la ciudad capital por su cantidad de habitantes, con gustos culinarios por los platillos mestizos nacidos de la herencia prehispánica en las cocinas coloniales, con aportes traídos por los castellanos.

De esa cuenta, en La Antigua Guatemala se elaboran muchas comidas y dulces de origen español como bocadillos, nuégados, mazapanes, cocadas y canillas de leche, de ancestro árabe, afirma Déleon. No muy lejos, en San Martín Jilotepeque es famoso el subanique, recado en el que se mezcla la carne de pollo y cerdo.

Por tierras del sur                                sur

Otro panorama sensorial se presenta en la parte meridional del país. En Escuintla, por ejemplo, se utilizan varios productos del mar, y preparan el caldo de mariscos y variados guisos de pescado.

Además, en lugares como Santa Rosa, donde hay una larga tradición ganadera, la carne es muy apreciada, así como plantas propias de la región y el clima: loroco, chipilín, flor de izote, flor de Madre Cacao, macuy y pacayas. Entre sus comidas están: el caldo de pata, estofado de conejo y pato, y morcillas o morongas.

También se elaboran dulces como el batido (especie de melcocha), el ayote preparado de una manera especial, platillos de salpor (una variedad de maíz), y el pan de mujer (torta).

Texto extraído de viajesguatemala.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: